Trastornos alimenticios: cuáles son y en qué consisten

trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios afectan a hombres y mujeres de cualquier edad, y son mucho más graves de lo que solemos pensar. La anorexia y la bulimia son los más conocidos, pero hay trastornos de todos los tipos y colores.

Qué caracteriza a los trastornos alimenticios

Aunque los trastornos alimenticios comienzan con una preocupación excesiva por el peso y la comida, acaba convirtiéndose en algo mucho más grave. Por lo general, la comida es utilizada como mecanismo compensatorio frente a ciertos sentimientos y emociones que resultan insoportables.




Independientemente de cuál sea el trastorno, con frecuencia repercute negativamente sobre la salud física y emocional de los afectados, afecta su autoestima, su rendimiento escolar y/o laboral y sus vínculos sociales.

¿Qué tipos de trastornos alimenticios existen?

Los trastornos alimenticios más comunes y conocidos son el de la anorexia y la bulimia, pero hay muchos otros. Veamos en qué consiste cada uno de ellos:

Anorexia

anorexia
Lisa A/Shutterstock

El temor a engordar lleva a que los anoréxicos se mueran de hambre (literalmente), con tal de obtener el peso corporal que entienden como ideal. Muchas veces también se ejercitan en exceso para lograr su cometido.

Bulimia

bulimia
VGstockstudio/ Shutterstock

Aunque la bulimia también se caracteriza por un temor a engordar, incluye los famosos atracones de comida. Los bulímicos son capaces de comer enormes cantidades de comida en cuestión de minutos, y el sentimiento de culpa que esto les genera los lleva a vomitar.

Atracones de comida

atracones de comida
Photographee.eu/ Shutterstock

Aunque el comportamiento se asemeja al de los bulímicos, en este caso no se recurre a los vómitos ni a los laxantes para deshacerse de lo que han ingerido, sino que los sentimientos de culpa desencadenan un nuevo atracón.

Diabulimia

Diabulimia
Syda Productions/Shutterstock

Este tipo de trastorno se da en diabéticos insulinodependientes, quienes reducen intencionadamente la dosis de insulina que se inyectan, con el objetivo de bajar de peso. Cuando el organismo no tiene suficiente insulina, los azúcares no son aprovechados y se produce una pérdida de peso.

Drunkorexia

drunkorexia
Billion Photos/Shutterstock

Este tipo de trastorno afecta a personas que presentan una adicción al alcohol, y que dejan de comer para no pasarse de calorías. Dado que las bebidas alcohólicas son altamente calóricas, suprimen de su dieta cualquier alimento rico en calorías.

Geofagia

geofagia
withGod/Shutterstock

Aunque es poco común, este trastorno alimentario se caracteriza por una necesidad anormal de ingerir sustancias no alimenticias, como tierra, arcilla y creta.  Se da mayoritariamente en personas con retraso mental, niños y embarazadas que son parte de sociedades rurales.

Hiperfagia

hioerfagia
lassedesignen/Shutterstock

Este trastorno se caracteriza por un aumento considerable del apetito, que lleva a que el afectado ingiera alimentos en forma descontrolada y desmedida. El deseo puede presentarse incluso luego de haber comida, y aún no se conoce una razón aparente.

Ortorexia nerviosa

ortorexia nerviosa
Kiselev Andrey Valerevich/Shutterstock

Este trastorno involucra una tendencia obsesiva hacia las dietas y los alimentos saludables, que acaba por eliminar de la alimentación habitual cualquier producto que escape a esa clasificación y que deriva en ciertas deficiencias.

Permarexia

permarexia
Alliance/Shutterstock

Este trastorno refiere a aquellas personas que viven a dieta pero que no dejan de comer ni recurren al vómito o a los laxantes. Es más frecuente en mujeres que en hombres y aún no es considerada una enfermedad.

Polifagia

polifagia
Lightspring/Shutterstock

Este trastorno se caracteriza por un aumento anormal del apetito, y se produce como consecuencia de ciertos cambios hormonales y de algunos trastornos psicológicos.

Rumiación

rumiación
Carlos Caetano/Shutterstock

Quienes padecen este trastorno regurgitan lo que ingirieron y vuelven a masticarlo y comerlo. Lejos de verlo como algo desagradable, les resulta placentero.

Síndrome del comedor nocturno

síndrome del comedor nocturno
Evgeny Atamanenko/Shutterstock

Aunque los afectados comen poco durante el día, presentan un aumento anormal del apetito durante la noche, que los lleva a comer en forma excesiva. Esto favorece un aumento de peso y trastornos en el sueño.

Tragorexia

tragorexia
Wallenrock/Shutterstock

Las personas que padecen este trastorno tienen una imagen distorsionada de sí mismos que los lleva a pensar que aumentar de peso los hará lucir más saludables. Para ello, comen compulsiva e insaciablemente, y esto deriva en un aumento significativo del peso.

Vigorexia

vigorexia
I T A L O/Shutterstock

Este trastorno se caracteriza por una obsesión excesiva por el cuerpo, que lleva a los afectados a someterse a una intensa actividad física para ganar músculos. Esto se acompaña con una dieta muy rica en proteínas y pobre en carbohidratos. Su excesiva obsesión por cómo lucen acaba aislándolos de los demás.

Share