Toallas femeninas diarias aumentan el flujo vaginal

¿Usas protectores diarios? Atenta a estos importantes datos porque te serán de gran interés.

El uso de toallas femeninas se ha popularizado y eso va en aumento. Es que, mientras que las mujeres tenemos la intención de mantener la ropa interior seca y sin fluidos, humedad u olores vaginales, esta tendencia seguirá creciendo.

El tema es, ¿nos ayudan? Hoy es el día en el que despejamos esas dudas para finalmente comprender si deberíamos continuar usando toallas femeninas o si acaso su uso es en verdad malo para nuestra salud, ¿qué debemos hacer?

Aunque son amados por muchas mujeres, algunos especialistas no están para nada conformes con el uso de las toallas femeninas, a las que incluso relacionan con infecciones vaginales y otras enfermedades. Es por eso que es de suma importancia informarnos y evaluar si deberíamos borrar de nuestras vidas las toallas femeninas, si podemos usarlas sin problemas o si acaso deberíamos moderar su uso. Por eso es que hoy te brindamos todo lo que necesitas saber sobre ellas, para que puedas discernir qué es lo mejor para tu salud y para tu día a día.

Si bien pueden resultar cómodas y proporcionar más higiene y seguridad que las pantis solas, al usarlas todos los días podrían estar afectando a tu salud íntima y el ph en el flujo vaginal, lo que significa que podría causar más problemas de los que crees que está solucionando. Conoce a continuación los riesgos de usar todos los días toallas femeninas para evitar infecciones vaginales y problemas más serios.

Cómo tener una zona íntima más saludable

Si bien todas somos distintas y lo que a alguna le beneficia, a otra mujer puede dañarle, sabemos que algunas cosas nos beneficiarán a todas y debemos aprovecharlas para tener una mejor calidad de vida.

Como medidas generales podemos establecer para todas las mujeres algunos lineamientos de salud íntima, en primer lugar, si compras toallas femeninas, debes estar completamente segura de que sean respirables, sin cubierta plástica y de que sean porosas.

#1 Airea

Ten en mente que la zona genital de toda mujer necesita estar aireada tanto como sea posible para evitar una acumulación de humedad que podría acarrear infecciones.

#2 Cambia la toallita con frecuencia

Otra cosa a tener en cuenta es que cuando uses toallas femeninas, tienes que asegurarte de cambiarlas frecuentemente. Al menos deberás cambiarla cada 4 o 6 horas.

Es también muy importante que laves tus manos antes y después de ir al baño así como para manipular las toallas femeninas para evitar la propagación de bacterias de las manos a la zona íntima.

#3 No depiles todo

Si quieres mantener lejos las infecciones es indispensable que no depiles por completo tu vello púbico, ya que protege la zona y te ayudará a mantener lejos las bacterias.

#4 Cuida tu higiene

Logra también una higiene correcta siempre, en especial en los días de menstruación, para limpiar tu zona íntima, es muy importante evitar los jabones de tocador que pueden alterar el ph de la vegina, opta mejor por jabones neutros o los jabones que venden especialmente para limpiar la zona íntima del cuerpo, son variados y logran una limpieza profunda y saludable.

Ten en cuenta que los mejores jabones para esto son aquellos que tienen ph ácido, ya que mantiene la zona limpia y protegida.

#5 Elige algodón

Escoge ropa interior de algodón sobre cualquier otro material que sea sintético, ya que permite la correcta ventilación de la zona y evita usar pantalones demasiado ajustados porque podrían aumentar la temperatura y la humedad en el área pélvica, lo que se convierte en un ambiente ideal para bacterias y gérmenes que ronden la zona.

#6 Deja que la piel respire

Evita también estar sentada por demasiado tiempo, si tu trabajo requiere que estés sentada en el escritorio mucho tiempo, procura hacer pequeñas pausas para caminar y dejar que la piel respire.  Del mismo modo te aconsejamos dormir con ropa holgada, que deje que toda tu piel respire durante la noche, verás que, además de, además de proteger tu zona íntima, la piel del resto de tu cuerpo se verá más saludable y se sentirás más fresca.

#7 No utilices desodorantes íntimos

Otro dato útil para cuidar de tu zona íntima es no utilizar desodorantes íntimos ya que las fragancias solo disfrazan olores y pueden producirte irritación en esa zona. Intenta siempre mantener el área pélvica lo más seca posible siempre que puedas. Además debes evitar a toda costa el uso prolongado de antibióticos ya que también pueden ser un factor más a la hora de predisponer el cuerpo a infecciones.

#8 Cuidados en casos especiales

Otros factores que pueden predisponer el cuerpo a infecciones en el área pélvica son el embarazo y la diabetes, si te encuentras dentro de uno de estos dos grupos toma las precauciones necesarias para evitar problemas y conservar una buena salud. Prevenir infecciones no es tan difícil y verdaderamente vale la pena, tómalo con la importancia que merece.

¿Las toallas femeninas favorecen las infecciones vaginales?

Probablemente muchas mujeres ignoren el hecho de que uno de los mayores riesgos de usar toallas femeninas a diario es la humedad vaginal y esto es porque cualquier objeto que atrape la humedad combinada con el calor de la vagina, favorece el crecimiento excesivo de agentes que dañan la salud.

Si bien normalmente hay pocas cantidades de levadura en esta zona del cuerpo, cuando su número se sale de las cifras normales se producen en forma excesivas y acaban convirtiéndose en una de las causas de infecciones vaginales.

Sin embargo es también importante señalar que los valores de organismos en la vagina y el ph del flujo puede cambiar por otros factores además del uso de toallas femeninas, como por ejemplo con el uso de antibióticos, la obesidad y sobrepeso, los anticonceptivos, la diabetes, el embarazo, infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el periodo menstrual, el estrés, la excitación sexual, el periodo de ovulación, la dieta, uso de ropa interior ajustada o de material con que no deje respirar a la piel que atrapa calor y humedad sin liberarlos.

Aunque como paradoja se promueven las toallas femeninas para sentirnos más limpias y frescas todo el día e incluso recomiendan su uso a diario (aún en los días en los que no estás menstruando) y hasta como medida de protección adicional para cuando usas tampones, como para que siempre tengas la excusa perfecta para usar tus toallas femeninas; la realidad es que la vagina tiene en sí misma una función de protección.

Descubre las cosas que seguro no sabías sobre la vagina

Cuenta con una barrera de microorganismos que actúan como defensa impidiendo el desarrollo de infecciones. Para cumplir esa función, la vagina debe tener un nivel de ph (grado de acidez) específico, pero con los cambios de temperatura y del nivel de humedad en la zona vaginal, el ph se ve alterado, haciendo que la vagina pierda su capacidad de protección natural.

Lo que sucede con el uso prolongado de toallas femeninas es que someten a la vagina a un aumento de temperatura demasiado alto y si a esto se le agrega un pantalón ajustado y ropa interior de materiales sintéticos que no permiten la correcta respiración de la piel o si pasamos mucho tiempo sentadas en el trabajo o en casa, la temperatura de la vagina aumenta mucho más, lo que cambia el ph de la vagina. Cuando esto sucede, la vagina se ve completamente vulnerada y es susceptible de verse afectada por cualquier infección, una de ellas puede ser la llamada Flor Blanca, que se caracteriza por producir un manchado blanco , típico de las mujeres y chicas que usan protectores diarios.

Decir que la vagina es sucia de por sí, es una gran blasfemia. Algunas mujeres parecen desesperarse por encontrar los productos de higiene íntima que puedan hacer de su vagina una limpia, ser más deseables y estar más saludables como perfumes, jabones y desodorantes especiales para esa zona del cuerpo. Pero la realidad es que la vagina se lava sola, se higieniza por sí misma y no es necesario usar ningún producto para ella y no es normal tener un manchado en la ropa interior, por lo que el uso de toallas femeninas diario no debería ser necesario y si tuvieras algún tipo de manchado, deberías realizar una consulta médica.

Intenta limitar el uso de toallas femeninas al comienzo y al final de la menstruación para ayudar a la vagina a conservar sus cualidades higiénicas, verás que tu vagina puede ser verdaderamente saludable por sí misma si la dejas. Recuerda siempre que lo más importante es dejar que respire, que no acumule humedad ni calor para poder protegerla de infecciones.

Consideraciones preventivas a tener en cuenta

A todas nos gusta tener la vagina siempre limpia y muy saludable todo el tiempo, más considerando las consecuencias que podría acarrear no tenerla, desde olor hasta infecciones y enfermedades. Por naturaleza propia la vagina se mantiene limpia con la ayuda de secreciones que descarga a las que llamamos, como bien sabes, flujo vaginal.

El buen cuidado de la vagina es el único modo que brinda completa seguridad de que esa zona del cuerpo se mantendrá siempre limpia y con buena salud. Debes asegurarte de tener una dieta saludable y equilibrada, hacer suficiente ejercicio (al menos 30 minutos por día de ejercicio cardiovascular) y asegúrate de mantener una correcta higiene tanto del área pélvica como del resto del cuerpo. Es necesario que cada dia salgas a caminar o correr al menos unos minutos para ayudar a que el suelo de la pelvis se tonifique y así asegurar una buena salud general que te ayudará a prevenir, controlar y regular el cuerpo.

Ten en mente que en todas las mujeres es normal el flujo vaginal y las secreciones claras o blancas, si llegaras a notarlas en otro color, asegúrate de consultar un médico. Este flujo está producido por el cuello de la matriz o cuello uterino y está vinculado con el ciclo menstrual de la mujer, limpia naturalmente la vagina y varía su densidad a lo largo del ciclo, sin embargo, mientras no encuentres en este flujo color u olor fuerte, todo será señal de una buena salud.

Si bien muchas mujeres pueden sentirse incómodas con el flujo y las secreciones, debes saber que es algo normal y que puedes lavar tu ropa interior. Sin embargo, si prefieres prevenir y aislar el flujo de tus prendas interiores, puedes recurrir con moderación al uso de toallas femeninas. Siempre ten en cuenta que debes usarlas combinadas con prendas interiores de algodón y evitar los materiales sintéticos, además evitar combinarlas con pantalones ajustados e intentar que permitan la respiración de la piel tanto como sea posible, puedes incluso sustituirlas por paños de tela de algodón, gasas absorbentes o incluso apósitos. Lo importante es dejar que la piel pueda respirar y mantenerse libre de humedades y calor, la mejor forma de hacerlo es evitar cualquier objeto de material sintético y de poca respiración en esa área de tu cuerpo.

Ahora que sabes que las toallas femeninas pueden ser un riesgo para el aumento del flujo vaginal, procura tenerlo en cuenta para conservar una buena salud de tu cuerpo y mantenerte alejada de las infecciones vaginales. Recuerda también prestar atención a la ropa que usas, no solo la ropa interior, sino que debes también estar atenta de no usar prendas demasiado ajustadas en la zona pélvica, los pantalones anchos y las polleras son ideales para esto, incluso puedes aprovechar este dato para un cambio de look y renovar tu guardarropas, ¿qué dices? ¡a mí me gusta la idea!

Recuerda compartir estos datos sobre toallas femeninas con tus amigas, debes protegerlas también a ellas de posibles infecciones, recuerda que las mujeres debemos permanecer unidas y cuidarnos entre todas, ¡we can do it! Así que pasa el consejo para que, de boca a boca, todas podamos conocer los cuidados que necesitamos y no olvides visitar a tu doctor en forma frecuente y realizarte los estudios correspondientes apenas te los manden, la salud no puede esperar y debes tenerla siempre como tu primer prioridad, tenlo siempre presente y veras que te sentirás mejor.