Rubéola: causas, síntomas y tratamientos

Rubéola, niña conmanchas en el rostro y termómetro en la boca

Según explica la OMS (Organización Mundial de la Salud), la rubéola es una infección vírica contagiosa, causada por el virus ARN, perteneciente al género Rubivirus de la familia Togaviridae.

Se transmite por vía respiratoria y se replica en los ganglios linfáticos del cuello. Se desarrolla en el torrente sanguíneo y se dispersa por todo el cuerpo en el correr de 5-7 días.

Causas de la rubéola

 phichet chaiyabin / Shutterstock
phichet chaiyabin / Shutterstock

La rubéola se transmite a través de estornudos, tos o contactos con superficies contaminadas. Sin embargo, una persona vacunada que convive con alguien infectado, tiene un 90% de posibilidades de contagiarse.

También puede ser transmitirse por la madre durante el embarazo, cuando el feto está en pleno desarrollo (sobre todo en las primeras 8 o 10 semanas).

Cuáles son sus síntomas

textura de piel con picaduras, alergia, rubéola
KuLouKu / Shutterstock

Se caracteriza por presentar pequeñas erupciones en la piel de color rosáceo, que inician en la cabeza y se propongan hacia las extremidades, haciéndose más numerosas en el torso.

También produce fiebre, enrojecimiento de los ojos, dolor de garganta, inflamación dolorosa de los ganglios, dolores articulares, decaimiento y malestares similares a los que se experimentan en una gripe.

Ocasionalmente, la rubéola empeora y se ve acompañada de cuadros de neumonía, encefalitis y epilepsia.

Qué tratamientos existen

medicamentos
RidvanArda / Shutterstock

En la actualidad, no existe un tratamiento específico para la rubéola. La actuación de los médicos suele centrarse en el control de los síntomas.

Se recomienda reposo y aislamiento para evitar posibles contagios. Si la tos no disminuye en el correr de unos días y se presentan dificultades para respirar, deben suministrarse antibióticos.

Normalmente, los síntomas de niños y adultos jóvenes afectados son tratados con paracetamol hasta que la enfermedad termina de desaparecer. Sin embargo, no hay tratamientos disponibles para la rubéola congénita.

Share