Primer remedio de marihuana aprobado en varios países

Mucho hemos oído hablar de la legalización de la marihuana con fines recreativos, ¿pero conoces el remedio de cannabis que se ha vuelto legal en varios países del mundo? Si bien este medicamento está orientado a aliviar los síntomas de la esclerosis múltiple, se están estudiando los beneficios de la medicina con cannabis para varias enfermedades. Tanto es así que la FDA ha permitido la venta de dos medicamentos a base de cannabis gracias a su poder como ansiolítico y analgésico.

El tabú de las drogas psicoactivas a veces puede entorpecer el avance de la ciencia, pero afortunadamente, se ha podido hacer un avance para encontrar formas de reducir dolencias, mejorar diagnósticos, acelerar tratamientos y retardar los efectos de ciertas enfermedades incurables. Algunos médicos lo recomiendan, otros creen que no es necesario e incluso que puede ser dañino. A continuación, te contamos todo sobre el primer remedio de marihuana aceptado en varios países, así como otros posibles usos medicinales de la marihuana que están en pleno proceso de investigación.

 

Esclerosis múltiple

escrerosis multiple neuronas marihuana
Andrii Muzyka / Shutterstock

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que ataca al sistema nervioso desmielinizando las neuronas.

La mielina ayuda a transmitir información a lo largo del sistema nervioso. Un sistema nervioso afectado por la esclerosis múltiple presenta síntomas como cosquilleo, fatiga, parálisis, espasmos y problemas de vista.

La National Multiple Sclerosis Society (Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple) estudió a 184 personas con esclerosis múltiple y les asigno al azar el consumo oral de cannabis o placebo. Luego de tres meses de tratamiento, se les preguntó sobre la rigidez muscular. Aquellos que habían consumido cannabis vieron mejoras claras y superiores en comparación con el grupo que había consumido placebo. Asimismo, notaron reducción en los dolores corporales y un aumento en la calidad de sueño.

¿Cómo ayuda esta droga psicoactiva a reducir las dolencias de esta enfermedad? El cannabis inhibe los impulsos nerviosos que son responsables de los espasmos musculares tan usuales en esta enfermedad.

Por otro lado, a nivel cognitivo se analizó a 20 pacientes con esclerosis múltiple que consumían cannabis y 19 que no la consumían. Se les hicieron resonancias magnéticas mientras hacían ejercicios de memoria. Los consumidores de marihuana tuvieron resultados más bajos que los no consumidores. Este y otros estudios confirmaron que la marihuana puede empeorar los efectos cognitivos de la esclerosis múltiple.

 

Remedio de marihuana aceptado

cannabis terapeutico
morisfoto

Últimamente, varios países han comenzado a comercializar Nabiximol, una medicina hecha a base de cannabis. Se receta para personas con esclerosis múltiple con el fin de aliviar los espasmos musculares. Ya son 19 los países que han aprobado su comercialización con fines medicinales, entre ellos, dos países latinoamericanos, México y Colombia. Se consume en forma de spray bucal; la mucosa oral lo absorbe y las sustancias pasan al torrente sanguíneo. En un estudio realizado por el Centro de Rehabilitación Neurológica Quellenhof, en Alemania, se pudo comprobar la efectividad de este medicamento. Se usa solo como complemento del tratamiento principal, para calmar algunas características de este trastorno. Los médicos advierten que quienes padecer de esclerosis múltiple no deben dejar los medicamentos recetados, pues la marihuana es solo para complementar.

 

¿Cómo funciona?

El medicamento que se extrae de plantas de marihuana tiene principios activos que se unen a los receptores cannabinoides CB1, en el sistema nervioso, y al CB2, en el bazo. En estas zonas del cuerpo, el THC (tetrahidrocannabinol, el principal psicoactivo del cannabis) inhibe la actividad nerviosa que genera los espasmos tan usuales en la esclerosis múltiple.

 

Otras enfermedades y dolencias tratadas con cannabis

cannabis marihuana
Africa Studio / Shutterstock

 

Artrosis y artritis

De acuerdo con estadísticas del Canadian Consortium for the Investigation of Cannabinoids (Consorcio Canadiense para la Investigación de Cannabinoides) y de Health Canada (Ministerio de Sanidad de Canadá), de los consumidores de marihuana con fines medicinales de Canadá, un 36% la consume para tratar la artritis. Esto se debe a que la marihuana activa los receptores CB2 que se encuentran en demasía en las articulaciones de las personas con artritis. Esto ayuda a suprimir la inflamación que produce el desgaste de cartílago en las articulaciones y el consecuente dolor. Hay medicamentos de uso tópico a base de cannabis y otras plantas medicinales, como la coca y la caléndula que producen este efecto.

 

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad que genera presión en los glóbulos oculares. Esta presión daña el nervio óptico y genera pérdida de visión. Según informa el National Eye Institute (Instituto Nacional de los Ojos), la marihuana reduce la presión intraocular. Esto ayuda a enlentecer el avance de esta enfermedad que puede producir ceguera.

 

Parkinson

En un estudio de la Universidad de Tel Aviv en Israel se analizó el efecto del cannabis sobre pacientes con Parkinson. Para esto usaron como referencia la Escala unificada para la evaluación de la Enfermedad de Parkinson (UPDRS, por sus siglas en inglés) que sirve para medir el avance de la enfermedad. Los pacientes presentaban un 33 en la escala antes de consumir cannabis y, media hora después, 24. Se comprobó no solo una reducción en los temblores, sino también en la bradicinesia (lentitud para realizar movimientos) y la rigidez.

 

Efectos de la quimioterapia

Ya hace un tiempo que se ha comenzado a recetar el consumo de marihuana como medicina paliativa frente a los efectos de la quimioterapia. Este tratamiento es muy invasivo y puede afectar a la persona provocándole náuseas, vómitos, insomnio, pérdida de apetito, ansiedad y depresión. La marihuana, de acuerdo con el Dr. Donald Abrams, profesor de medicina clínica en la Universidad de California, San Francisco, es la única medicina que elimina las náuseas y aumenta el apetito de los pacientes sometiéndose a este tratamiento.

 

VIH

En la primera etapa de la infección de VIH (SIDA), el virus de la inmunodeficiencia humana ataca el tejido linfoide del intestino donde se concentra gran parte del sistema inmunológico. El daño que provoque en esta etapa puede ser determinante en el avance de la enfermedad.

Un estudio del Instituto Nacional de Salud y el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de 2014 realizado en monos pudo comprobar que el THC, componente clave del cannabis, tiene un efecto positivo en este tejido, reduciendo la inflamación y aumentando la producción de CD4 y CD8, células esenciales para combatir enfermedades.

 

Epilepsia

Un fármaco llamado Epidiolex se utiliza en Estados Unidos para calmar los episodios epilépticos. Se realizó un estudio presentado en la American Academy of Neurology (Academia Estadounidense de Neurología) con datos de 137 personas que consumieron el producto. La frecuencia de episodios de epilepsia se redujo en un 54% en todos los pacientes luego de tomar el producto de cannabis por tres meses.

 

Alzheimer

Un estudio reciente publicado en el Nature Partner Journal analizó el efecto del THC, compuesto psicoactivo del cannabis en el cerebro y el hallazgo fue sorprendente: este compuesto estimula la eliminación de placa tóxica en el cerebro, una característica que presentan los pacientes con Alzheimer. No obstante, los expertos no consideran que todavía sea apto para recetar a pacientes con Síndrome de Alzheimer.

 

Hepatitis C

El tratamiento de hepatitis C es bastante invasivo, los efectos secundarios pueden ser náuseas, pérdida de apetito, depresión, dolor muscular y fatiga. Esto afecta tanto a los pacientes que muchos abandonan el tratamiento.

Afortunadamente, un estudio de 2006 publicado en el European Journal of Gastroenterology and Hepatology descubrió que un 86% de los pacientes de hepatitis C que consumían marihuana pudieron terminar el tratamiento, mientras que solo un 29% de los pacientes que no consumían marihuana medicinal pudieron terminarlo.

Asimismo, un 54% de los pacientes consumiendo esta droga lograron reducir y mantener bajos los niveles virales, a diferencia de un 8% de los que no la consumían, lo que indica que la marihuana parece aumentar la efectividad del tratamiento.

 

Cáncer

Un estudio del California Pacific Medical Center (Centro Médico California Pacific) de 2007 descubrió que el cannabidiol puede reducir la expansión del cáncer. Las células cancerígenas reproducen copias de un gen llamado Id-1 que ayuda a que el cáncer se expanda y el cannabidiol desactiva a este gen, evitando la metástasis. Los investigadores resaltan el hecho de que fumar marihuana no serviría para recibir el aporte necesario de cannabidiol. Por eso mismo, están desarrollando pastillas que concentren las dosis necesarias para que sea efectivo.

 

¿Cuáles son los efectos secundarios de corto plazo de la marihuana?

 

Ya sea para uso recreativo o medicinal, la marihuana tiene algunos posibles efectos secundarios como taquicardia, problemas de equilibrio, mareo, ansiedad, cambios de humor bruscos. Otro de los efectos comunes de la marihuana es un retardo de los reflejos y sensaciones intensas de olores y comidas. En algunas ocasiones se puede producir cierto grado de paranoia.

 

¿Cuáles son los efectos secundarios a largo plazo de la marihuana?

Un consumo excesivo de marihuana puede llevar a reducir la capacidad de concentración, la memoria a corto plazo y el deseo sexual. Si se fuma, puede, además, aumentar el riesgo de desarrollar cáncer en las vías respiratorias.

Además, puede empeorar una enfermedad cardiovascular preexistente. El consumo crónico de cannabis puede bajar el conteo de esperma y causar períodos irregulares en mujeres.

¿Qué debo evitar bajo los efectos de la marihuana?

Hay ciertas precauciones que debes tener al consumir marihuana:

  • No realices actividades peligrosas
  • No conduzcas
  • No bebas alcohol luego de consumir marihuana, pues puede aumentar los efectos de la droga.

 

Contraindicaciones

El consumo de cannabis está contraindicado para embarazadas pues algunos estudios indican que podría generar defectos de nacimiento en el bebé. También se contraindica para madres en lactancia. Tampoco consumas marihuana si tomas antidepresivos, antialérgicos, sedantes, ansiolíticos, relajantes musculares, analgésicos o anticonvulsivos.

 

¿Qué hago en caso de sobredosis?

Si crees que has sufrido una sobredosis de marihuana, llama inmediatamente a tu servicio médico. Ten en cuenta que la sobredosis de marihuana no significa la muerte, pues es más leve que otras drogas. No obstante, puede exponerte a situaciones peligrosas por falta de coherencia y conexión con la realidad. Algunos de los síntomas más comunes de sobredosis son fatiga, falta de coordinación motora, psicosis y paranoia.

Ten en cuenta: Para evitar los síntomas de sobredosis, no mezcles distintas drogas con marihuana, ni siquiera alcohol.

 

¿Puedo volverme adicto?

Según el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) se considera que una persona tiene dependencia a una droga cuando la consume más allá de presentarse consecuencias negativas y de forma compulsiva. Algunos médicos consideran que la dependencia por el cannabis es puramente psicológica, mientras que otros refutan esta creencia, afirmando que la adicción psicológica ocurre a nivel cerebral y es un cambio físico. Sea como sea, si sientes la necesidad de consumir una droga, es muy probable que estés generando una adicción.

 

Los obstáculos para la marihuana medicinal

Como la investigación para conocer los beneficios del cannabis se realiza en países donde su consumo y distribución no es legal, profundizar y desarrollar conocimientos se vuelve más difícil para los científicos. Conseguir semillas y plantas de calidad para obtener un buen producto es todo un desafío. Los riesgos adictivos frenan su aceptación de empleo medicinal, si bien algunos medicamentos se aceptan para casos particulares. Pero al ir descubriendo las posibles propiedades, los gobiernos han comenzado a flexibilizar sus políticas antidroga para favorecer la buena salud de sus ciudadanos.

 

La ciencia del cannabis

Los científicos están tratando de crear medicinas a base de CBD, un compuesto del cannabis que no es psicoactivo, por lo que no afecta el comportamiento del paciente y, a su vez, ayuda a reducir el dolor de las enfermedades antemencionadas, entre otras.

El THC, por su parte, sí es un componente psicoactivo y sirve para reducir las náuseas en pacientes con VIH o en tratamiento de quimioterapia, así como para aumentar el apetito. También se cree que este compuesto ayuda a reducir los dolores y la inflamación muscular.

El cannabis parece prometer mucho para mejorar la calidad de vida de millones de personas enfermas, tendremos que seguir atentos a los nuevos descubrimientos científicos y poder decidir con más herramientas. Y tú ¿qué piensas de la marihuana medicinal?